Bicicleta eléctrica de carretera
18 Abr

Estamos ya metidos de lleno en la temporada ciclista y, como viene siendo habitual los últimos años, ha vuelto a salir el tema de la utilización de motores eléctricos en el pelotón profesional.

Como profesional de las bicicletas eléctricas, he de decir que cicloturistas, ciclistas aficionados me han hecho consultas interesados en instalar en sus bicicletas motores eléctricos que no pudieran ser detectados por sus compañeros de peña ciclista. Aquí es donde te quedas absolutamente sorprendido. ¡Qué necesidad de demostrar superioridad!

El caso de las bicicletas con motor dentro del pelotón profesional, creo que es más un mito periodístico que una realidad demostrable. Preparar una bicicleta con motor camuflado y baterías ocultas tiene mucha dificultad técnica y un coste económico elevado que, admitiendo que pudieran ser interesantes para un profesional, en ningún caso lo serían para un cicloturista aficionado.

Se habla de tres tipos de sistemas de motores camuflados en bicicletas y que pasarían prácticamente desapercibidos a la vista (probablemente no al oído):

El primero de ellos es un motor que va directamente al eje de pedalier y va oculto en el tubo de sillín (vertical). El motor se activa mediante un pulsador que, normalmente irá oculto en la goma de la maneta del freno. Las baterías se alojan en el bidón del tubo vertical. El sistema comienza a funcionar nada más accionar el pulsador y actúa directamente en el eje de pedalier al que se ha acoplado previamente un engranaje. Mueve los pedales a unas 90 rpm, aunque puede ser también algo inferior. Ofrece una autonomía para unos treinta minutos. El sistema es ruidoso y requiere un montaje profesional. Se comercializa por un precio de alrededor de 2.500€.

 


El segundo es más sofisticado. El motor eléctrico va directamente alojado en el eje trasero. En esta opción, las baterías van ocultas en los tirantes del cuadro. En este caso, la autonomía es todavía más reducida que en la opción anterior y requiere de un cuadro en el que previamente a terminarlo hay que instalarle las baterías y su aparellaje. Es pues, una alternativa complicada y cara y que ofrece poca potencia extra.

 

Por último, el tercer sistema del que se viene hablando es el de la rueda electromagnética, en el que electro imanes irían ocultos bajo el carbono de una rueda trasera de perfil alto. En este caso, también habría que ocultar el hilo electro magnético y las baterías en la estructura del cuadro. Este sistema ofrece menos potencia, pero es más silencioso que los otros dos, aunque también, más costoso.

 

Lo cierto es que de momento no hay un solo profesional al que se haya pillado utilizando estos artilugios. Aunque es cierto que la ayuda que ofrecen es escasa, bien en potencia, bien en autonomía, en un mundo donde las fuerzas están tan igualadas, como es el mundo del ciclismo profesional, ésta es suficiente para marcar diferencias. Ahora bien, no creo que haya un solo equipo, sponsor, fabricante o ciclista que quiera poner en riesgo su prestigio o carrera siendo sorprendido en una trampa tan evidente.

Lo que sí que me parece absurdo es la utilización de estas ayudas escondidas y muy limitadas, entre aficionados. No es que me parezca que estos sistemas no hagan que la bicicleta sea eléctrica. Lo son, pero la función única de estos sistemas no es la ayuda al pedaleo (que lo es, aunque muy escasa), sino que la otra característica principal es la ocultación. Que no se note.

Nosotros en BIBÓO nos dedicamos a la bicicleta eléctrica, pero sin tapujos. Lo hacemos porque pensamos que es una manera de poder disfrutar del ciclismo de manera plena. A quien tiene una buena forma física y puede entrenar, porque le permite llegar un poco más allá y a quien no está tan en forma, por las razones que sea, porque le permite no dejar de practicar una afición preciosa ni dejar de salir con sus amigos. Eso sí, sin ocultarlo. Aunque buscamos que nuestras bicicletas tengan una estética moderna y atractiva e integrar todos los componentes eléctricos en armonía con el resto de la bicicleta eléctrica, lo hacemos para que queden bonitas, no para ocultar nada, pues no hay nada que ocultar.

Comentarios(04)

  1. Tengo 66 años y estoy pensando en una bici eléctrica para poder andar por los caminos de concentración de mi pueblo y paseos por los alrededores mi pregunta sería que tipo de bici me conviene es un tema desconocido para mi pero estoy muy ilusionada . Muchas gracias

    Teresa 15 junio, 2018 Responder
    1. Hola Teresa
      Muchas gracias por tu comentario. Vamos a escribir directamente a tu correo para indicarte aspectos personales que debes tomar en cuenta a la hora de comprar una eléctrica.

      BIBŌO e-BIKES 5 julio, 2018 Responder
  2. Hola! Tengo 54 años y me he comprado una bicicleta con pedaleo asistido. Tengo una duda y quizás ustedes puedan ayudarme. Al usar este tipo de bicicletas, hago ejercicio físico? Se puede considerar que se queman calorías? Muchas gracias!

    Analía 27 mayo, 2018 Responder
    1. Analía muchas gracias por escribirnos, nos complace que confies en nosotros para aclarar tus dudas :).
      Por supuesto que se hace ejercicio y por ende se queman calorías, sudas y mucho además! y sudarías más dependiendo de lo que tu quieres demandarte/ayudarte con la bici.
      Entra por favor a este post nuestro donde hemos querido explicar de una forma sencilla este tema, aún desconocido, de cuánto nos ayuda una bici eléctrica y entender mejor el ejercicio que se hace en ellas. Aquí lo tienes ¿Cuánto ayuda una bicicleta eléctrica?
      Esperamos que te aclare, y sino, cualquier otra cosita, por aquí estaremos

      BIBŌO e-BIKES 29 mayo, 2018 Responder

Deja un comentario

2 × 3 =