Rapidez

rapidez

La velocidad media de un coche en Madrid no alcanza los 20 km/h y la del metro de Barcelona en superficie es inferior a 22km/h.

No lo decimos nosotros, está demostrado que, en distancias de alrededor de 10 kilómetros en ciudad, la bicicleta eléctrica es el medio más rápido, sin tráfico ni atascos. Y eso sin contar con la ventaja de no tener que buscar aparcamiento.

Si además tenemos en cuenta que cada vez hay más zonas peatonales, históricas o de aparcamiento regulado y complicado, la ventaja es abrumadora ….

¡y además es más divertido y ahorras!

¿Sabías que el coste de recarga de una batería de Ion Litio es inferior a 10 céntimos de euro (0,08 €)?

Con la carga completa de una batería podemos recorrer entre 60 y 120 km de media, por tanto el coste del kilómetro es 0,0008€ frente a los 0,1€ de un utilitario diésel -125 veces menos-.

¿Qué dirías si te enteras que el ahorro anual por utilizar la bici eléctrica como medio de transporte diario es de entre 2.500€ y 3.000€ (Gasolina, parking, mantenimiento, seguro, peajes…)? ¡Y esto sin contar las posibles averías de un coche!

Pues es así, y, además ¡Mejoras tu salud!

Ahorro

ahorro

Salud

salud

Y, por si fuera poco, un usuario habitual de bicicleta vive de media dos años y medio más, su aspecto es diez años más joven que el de una persona sedentaria y pesa 5 kilos menos.

El esfuerzo requerido por una bicicleta eléctrica es cardiovascularmente el más recomendable. Movemos nuestro corazón y quemamos grasa, pero sin alcanzar valores extremos de esfuerzo que pueden ponernos en situación de riesgo.

Además, respecto a nuestra salud mental, está demostrado que pedalear genera endorfinas y por tanto una sensación de bienestar. ¡Pedalear es vivir! Eso te lo garantizamos nosotros.

Pertenecemos a un mundo que hay que cuidar y todos debemos aportar nuestro granito de arena. El tráfico masivo de nuestras ciudades genera caos circulatorio, contaminación acústica, atmosférica y agresividad en los conductores. Las administraciones tratan de mejorar esto en forma de mejoras en las calles y construyendo más aparcamientos.

La bici eléctrica es una solución sencilla a estos problemas complejos. Reduce drásticamente las emisiones de CO2 en las ciudades, las hace más armoniosas y habitables, su contaminación acústica es nula y el movernos en un medio abierto (no en la burbuja de un coche) nos hace más sociables.

¡Pedalea y mejora tu entorno!

Sostenibilidad

sostenibilidad

Confort

confort

¿Sabías que un ciclista aficionado medio desarrolla alrededor de 200 vatios de potencia? Si a esto le sumamos los 250 vatios de aportación de la bicicleta eléctrica, el valor final es de alrededor de 450 vatios, superior al desarrollado por muchos ciclistas profesionales. Esto te va a permitir llevar un ritmo ágil con un esfuerzo confortable (no sin esfuerzo).

Las cuestas o el viento en contra no serán obstáculos para ti y habrá quien te mire sorprendido tratando de comprender cómo has podido rebasarle sin aparente esfuerzo, pedaleando tranquilamente, subiendo cuestas sin darte cuenta. ¡Disfrutando del momento!

Lo mejor de todo es que hay bicicletas eléctricas para todos los gustos. Se adaptan a tus exigencias y te permiten rodar con mayor, con menor o sencillamente sin esfuerzo, según tus deseos.

Es extraordinario atravesar la ciudad a la velocidad de las mariposas, subir empinadas cuestas sin morir en el intento, adentrarte rodando en el casco histórico y aparcar sin complicaciones.

Aunque Kennedy dijo que “nada es comparable al sencillo placer de montar en bicicleta”, hoy sí que lo hay. Montar en bicicleta eléctrica.

Estés como estés siempre podrás disfrutar con una bici eléctrica BIBÓO… y lo mejor ¡no querrás dejas de pedalear!

Libertad

libertad
Volver arriba